Galuri Tiene Dudas

Reading Time: 3 minutes

Galuri tiene dudas

Los dos estamos en el cuarto, Galuri y yo. John no está aquí. Probablemente esté en el bar. He oído que se está convirtiendo en un alcohólico. Galuri, por otro lado, no parece ser el egocéntrico de siempre. Está teniendo dudas.

“Dime Qué está pasando,” le pregunto, mirándolo atentamente. Su mano derecha descansa en su rodilla. Su espalda se inclina hacia atrás contra la silla. El peso que sostiene en su pecho no le permite respirar.

“Tengo dudas,” dice.

Yo tenía el presentimiento de que mentiría y fingiría que todo estaba bien. Pero no lo hizo. Un viento fresco de honestidad fluye de él. 

“¿Por qué tienes dudas?” Pregunto, tratando de ser ese amigo comprensivo que necesita ahora mismo.

El suspira, su pecho se levanta y se llena de confianza. “En el último video en inglés me preguntaste si había empezado a grabar el libro.”

“Sí, lo recuerdo. Lo hicimos hace unos diez minutos.”

“Bueno, estoy dudando de mí mismo porque nunca he leído nada en audio antes. Esto es un territorio completamente nuevo para mí.”

Sonrío, entendiéndolo perfectamente bien. Somos la misma persona, lo has notado, ¿no?

Esta no va a ser nuestra conversación habitual en la que nos insultamos mutuamente. Esto va a ser un poco diferente.

“¿Cómo te sentiste la primera que viniste a los Estados Unidos?” Pregunto, a pesar de saber cuál va a ser la respuesta.

“Nervioso,” dice, y hay algo en sus ojos, la sombra del hombre que suele ser, escondido bajo un montón de dudas.

“¿Cómo te sentiste cuando decidiste que querías escribir tu historia?” pregunto de nuevo, queriendo que me dé la mano. Yo sigo sentado aquí, listo para sacarlo del abismo.

“De la misma manera,” él dice.

Así que continúo. “¿Cuál es tu motivación?”

“¿Qué quieres decir?”

“¿Por qué escribes?”

“Porque me gusta hacerlo.”

“¿Así que no lo haces por la fama, la aceptación, el dinero?”

“No.”

Asiento con la cabeza. “Bien. Me alegro. Así que lo haces por ti mismo, porque te mantiene centrado.”

“Correcto,” dice, y puedo sentir al verdadero Galuri saliendo del montón de dudas. “Tu sueles ser muy desagradable a veces y yo tengo que buscar formas de lidiar con tu existencia.”

Sonrío, contento de verle actuar como su yo habitual.

Le digo: “Sigue motivándote, sigue compartiendo tus historias de todas las maneras posibles. Ya hemos hablado de esto, ¿no? Queremos compartir nuestras historias con más gente”.

“Sí, hemos hablado de ello.”

“Tu eres tu primer seguidor, ¿lo sabes?”

“Sí.”

“Cree en ti mismo primero, es la única manera de empezar y hacer lo que te gusta hacer.”

“Lo haré.”

“Lee tus memorias. Hazlo porque es algo que sale de ti. No lo hagas porque esperas que se vuelva ‘viral’. Hay miles de millones de personas ahí fuera que comparten lo que consideran que está de moda, sólo porque quieren tener vistas que no significarán nada al día siguiente. Cualquier cosa que escribas, cualquier cosa que compartas con la gente, tiene que venir de ti.”

Galuri está tratando de digerir la torta de conocimiento que le acabo de dar. Sabe que tengo razón, sólo tiene este hábito innato de contradecir casi todo lo que le digo.

“¿Por qué escribiste tus memorias en primer lugar?” Pregunto.

Galuri no duda en responder. “Pensé que sería algo que cambiaría mi vida, algo a lo que volvería cuando intente no cometer los mismos errores. Ya sabes lo que quiero decir”.

Por supuesto, sé lo que quiere decir.

“Sabes que tenemos que evolucionar, ¿verdad?” Pregunto.

Él asiente con la cabeza.

“Entonces sigue adelante y vamos con el siguiente paso. Lee tu historia. Porque eso es realmente todo lo que importa, cierto?”

Él asiente con la cabeza otra vez.

Sigue tu felicidad, amigo. Nunca dudes de ti mismo. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *